El ayuno intermitente es percibido en muchas investigaciones como una forma de ayuda frente a determinadas enfermedades. Desde hace mucho tiempo la obesidad se vincula a un deterioro de muchas variables de nuestra salud. En el caso de la psoriasis se ha descubierto que existe un vínculo entre la obesidad y la gravedad de la psoriasis. 

Si la obesidad es un elemento que perjudica en la intensidad de la psoriasis, podría parecer correcto lo contrario. Es decir, que una intervención dietética como el ayuno intermitente podría ser positivo frente a los síntomas de la psoriasis. Hasta ahora no se había investigado este posible vínculo. Pero un reciente estudio de la profesora Marie-Aleth Richard, del Hospital Universitario de La TImone (Marsella) ha llegado a ciertas conclusiones. Se valora positivamente el AIM (ayuno intermitente modificado) con una mejora en determinados síntomas de la psoriasis. 

El estudio de ayuno intermitente modificado de la investigación se basó en un formato en el que las personas que participaron en la muestra podían comer de forma normal durante 5 días y debía respetar un ayuno intermitente durante 2 días no consecutivos. Desde el primer momento los síntomas de la psoriasis disminuyeron: tanto en escala como en espesor de la piel. El estudio duró 12 semanas con pacientes que tenían una psoriasis leve. El ayuno consistió en un consumo restrictivo, no más de 500 calorías, pero con libertad de ingesta calórica los 5 días en los que no se realizaba el ayuno intermitente.

El estudio informó de una mejoría importante de los síntomas de la psoriasis; menos descamación en la piel y hasta un 30% en la disminución del escozor. 

El estudio ayuda a comprender mejor la relación entre el intestino y la piel, y cómo el ayuno intermitente puede ayudar a disminuir los molestos síntomas de la psoriasis. Nota: Marie-Aleth Richard, es miembro de la Academia Europea de Dermatología y Venereología. Harmonie Estética Avanzada. Imagen: Ella Olsson.